viernes, 11 de enero de 2013

Canvas: Generación de modelos de negocio




El modelo Canvas recoge los aspectos clave de un negocio, con la ventaja de resumirlo en un cuadro (lienzo) que nos permite acceder a toda la información de un vistazo e incorporarlo a nuestro Plan de negocio a modo de resumen.

Cuando comenzamos con un nuevo proyecto profesional/empresarial, la ilusión y los obstáculos que vamos encontrando en el camino a veces provocan que perdamos de vista el verdadero foco o esencia. El modelo Canvas es una útil herramienta que te permite sintetizar tu proyecto de forma que tengas bien claras las áreas clave del mismo.

Se dice que… “si no eres capaz de rellenarlo, no tienes negocio”.

Éste modelo que fue desarrollado por Alexander Osterwalder, representa de forma gráfica la forma en que una empresa crea, ofrece y da valor. Definiendo para ello 9 áreas clave que debemos ir rellenando conforme a nuestro proyecto.

El objetivo y resultado final es la visualización de toda nuestra actividad empresarial en un cuadro de mando que ocupa un solo folio.

Propuesta de valor:
  • ¿Qué producto o servicio ofrecemos?
  • ¿Qué aporta nuestra propuesta?
  • ¿Qué clientes va a satisfacer?

Debemos buscar un aspecto que haga relevante nuestra oferta y nos permita diferenciarnos.

Éste puede ser innovación, diseño, mejoras en funcionamiento, productividad, accesibilidad, precio, etc…

Segmentación de clientes:

Analizar los diversos segmentos (target) de clientes a quienes vamos a dar servicio. Cada segmento supone necesidades distintas que requieren una oferta adaptada y una relación diferente.

Relación con los clientes:

Definir que tipo de relación vamos a establecer con cada segmento de clientes. Pueden ser variadas, desde atención personalizada, basada en el trato humano, relaciones automatizadas, relaciones online o auto-servicio por parte del cliente.

Nos decantemos hacia uno u otro tipo de relación, podemos facilitar el desarrollo de comunidades de clientes para favorecer la comunicación, e incluso para escuchar las sugerencias y propuestas de nuestros usuarios.

Canales de distribución:
¿Cómo vamos a llegar a nuestros clientes?

En este apartado incluiríamos el proceso de venta y distribución de nuestro producto o servicio.
Actividades clave:

Son las actividades imprescindibles que deben llevarse a cabo para que el negocio funcione. Generalmente se agrupan en:
  • Producción (creación del producto, diseño, etc.)
  • Plataforma (las que mantienen la red de distribución, o la plataforma a través de la que vendemos, como puede ser nuestra página web)
  • Resolución (las que ayudan a solucionar las incidencias de los clientes y a resolver posibles problemas). Sin ellas no se puede desarrollar nuestra actividad empresarial, y de ahí la necesidad de ser conscientes de su relevancia.
Recursos clave:
Aquí se incluyen los recursos económicos, humanos, físicos, o intelectuales, que requiere el desarrollo y funcionamiento de nuestro negocio.
Alianzas (Partners):

Proveedores, colaboradores o asociados imprescindibles para el proyecto. Por ejemplo, si tenemos una tienda online, uno de nuestros “actores” (proveedor, colaborador…) clave deberá ser una empresa de diseño web y desarrollo.

Fuente de ingresos:

Obviamente, si no tenemos claro de qué forma vamos a generar ganancias, nuestro proyecto empresarial carece de sentido. La fuente de ingresos de nuestro negocio puede ser la venta de nuestros productos o servicios, las suscripciones, por publicidad, etc.
Estructura de costes:

Reflejaremos los costes fijos y variables en los que incurrimos al desarrollar nuestra actividad (alquileres, consumos, desarrollo web, promoción, producción, etc.)

Algunas imágenes ilustrativas del modelo Canvas








No hay comentarios:

Publicar un comentario